Bolsas de aire para mantener flotando a barcos dañados

0 559

La Unión Europea trabaja en un proyecto diseñado para mantener estables y flotando a los barcos dañados, usando globos similares a airbags. Accidentes recientes como el caso del crucero Costa Concordia y el hundimiento del ferry Sewol de Corea del Sur a principios de este año, han motivado el estudio. Se espera que el nuevo sistema dará a los servicios de emergencia más tiempo para evacuar a los buques afectados, minimizando así las pérdidas de vidas.

Los cascos de los barcos modernos casi siempre se construyen con múltiples compartimentos, con el fin de limitar el efecto de una rotura en el casco. La idea es contener el agua entrante y mantener la navegabilidad de los buques. El problema viene cuando múltiples compartimentos consecutivos se dañan, como suele ser el caso de barcos que encallan. Eso hace que entre grandes cantidades de agua y el barco se inclina hacia un lado. A menudo esa situación resulta en el hundimiento completo de la nave, por lo que cualquier intento de rescate resulta peligroso, tanto para sobrevivientes como para los rescatistas por igual.

La idea del Proyecto Su Sy

El Proyecto Su Sy tiene como objetivo contrarrestar este efecto mortal con el uso de globos inflables colocados en el casco de los buques. La tecnología utilizada para inflar rápidamente los globos se basa en el sistema de rescate empleado en submarinos, los cuales utilizan unos cartuchos que contienen nitrato de potasio, una resina epoxi y óxido férrico.

Cuando se activan, estos componentes reaccionan químicamente e inflan los globos a alta velocidad, con el óxido férrico actuando como un catalizador y acelerando drásticamente el proceso. Una vez inflados, los globos reforzados con Kevlar empujaría el agua fuera del casco, limitando la inundación en el lugar del daño.

Algunos obstáculos

Sin embargo, hay un inconveniente con el proceso de inflado y es que se crea una cantidad significativa de calor, con el potencial de dañar los globos, o incluso encender alguna carga inflamable cercana. Los ingenieros planean contrarrestar el problema térmico mediante la inyección de aire fresco durante la explosión química.

También existe la preocupación por parte de voces prominentes dentro de la comunidad marítima, que dudan de la viabilidad del sistema. Indican que el costo extra para ser instalado en los buques pudiese ser un obstáculo. Y también hacen referencia a la dificultad en el mantenimiento del sistema, una vez que esté instalado.

Los científicos del proyecto son conscientes de los problemas y creen que haciendo pequeños cambios, harán que sea una opción viable en el futuro.

Vía Youris

Más Temas Interesantes

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.