¿Cuánta energía utiliza la Internet para su funcionamiento?

0 828

En tiempos antiguos, tan solo mandar un mensaje era un problema. Se debía contratar a alguien que lo llevara. Esa persona debía recorrer grandes distancias, sorteando todo tipo de peligros y dificultades, hasta llegar al destino.

Hoy en día, las cosas se han simplificado enormemente. Con una PC, tableta, teléfono inteligente o hasta con una consola de videojuegos, podemos enviar no uno, sino varios mensajes en cuestión de pocos minutos. Y esos mensajes llegarán al destinatario de manera casi instantánea.

Utilizamos la Internet para muchísimas cosas: búsqueda de información, comunicación (email, chats, videoconferencias), transacciones bancarias, comercio electrónico, educación en línea, etc.

Pero si consideramos el gasto energético, la Internet utiliza bastante electricidad. Para estimar el consumo de energía, debemos tomar en cuenta los miles de millones de dispositivos que forman la red de redes.

Estos equipos se ubican en sitios llamados data centers o centros de datos.

Data Centers

data-center

Los data centers o centros de datos son conjuntos de equipos necesarios para el procesamiento de la información. No todos los centros de datos están necesariamente conectados a Internet, ya que pueden ser el sistema interno de una organización o empresa. Pero hablando de la Internet, ésta se basa en data centers masivos que contienen cientos de miles de servidores.

Hace algunos años, era frecuente que las empresas mantuviesen sus propios centros de datos (grandes o pequeños). Sin embargo, muchas compañías actualmente confían en los servicios en la nube. Esto significa que utilizan dispositivos físicos de terceros, en los que residen los datos y servicios de la empresa. Nosotros tenemos acceso a la información de las empresas, en gran medida, gracias a la Internet. Los servicios de la nube tienen data centers realmente enormes, con numerosas máquinas almacenadas en grandes edificios.

En la nube, los datos de un cliente son respaldados en varias máquinas. El motivo es ofrecer redundancia: si un equipo falla por alguna razón, los datos del cliente se mantiene intactos, ya que existe una copia en otra máquina. La desventaja de este sistema es que cada equipo adicional igualmente requiere energía para funcionar.

Las computadoras también generan calor. Si los componentes electrónicos se calientan demasiado, pueden funcionar mal. Para mantener las máquinas laborando a una temperatura segura, los propietarios de los centros de datos deben invertir en sistemas de refrigeración. El sistema más común es el aire acondicionado. Estos costos de energía también se deben sumar para mantener la Internet funcionando.

Los Cálculos

calculos

Obtener un conteo exacto de los centros de datos no es posible. Muchas empresas mantienen privada la información sobre sus centros de datos. También es imposible saber a ciencia cierta la cantidad de energía que cada centro de datos requiere sin conocer todos los detalles. Sin embargo, eso no ha impedido que la gente trate de estimar el consumo de energía de la Internet.

En 2011, Barath Raghavan de la Universidad de California, Berkeley, y Justin Ma del International Computer Science Institute, se dieron a la tarea de estimar la cantidad de electricidad que Internet requiere para su funcionamiento. Ellos decidieron tener en cuenta también la energía utilizada para crear Internet. Esto incluye la manufactura de computadoras, conexiones de red, torres de teléfonos celulares y otros equipos.

Raghavan y Ma se basaron en estimaciones generales para su trabajo y reconocieron en su informe que el resultado no era exacto. Su objetivo era llamar la atención sobre el asunto y animar a otros a pensar sobre el tema con mayor profundidad. Sus estimaciones indican que para ese momento habían:

– 750 millones de computadoras de escritorio
– 750 millones de computadoras portátiles
– 50 millones de servidores de altas prestaciones
– 100 millones de PCs usadas como servidores
– 1.000 millones de smartphones

Y a eso también agregaron estimaciones respecto a otros equipos de red como routers, hubs, switches, modems, access points, cableado, etc.

En el estudio ponderan cada categoría de dispositivo según las necesidades de energía que tienen. También tomaron en cuenta el ciclo de vida promedio de cada pieza de la infraestructura.

Los Resultados

resultados

A la final, Raghavan y Ma estimaron que la Internet utiliza entre 170 y 307 gigavatios anualmente. Eso es una enorme cantidad, pero representa poco menos de dos por ciento del consumo de energía en todo el mundo.

Ellos señalan en su informe que el consumo de energía de la Internet es una fracción de la industria del transporte, que representa el 61 por ciento de toda la producción de petróleo. Los dos investigadores sugieren que debido a que el Internet utiliza menos energía y produce un menor impacto ambiental que el transporte, mover más tareas a la Internet tiene sentido. Usar teleconferencias, en lugar de viajar a las reuniones, podría ahorrar un poco de energía.

La cantidad de energía que utiliza la Internet es un tema complejo. Aunque el estudio fue hecho en 2011, y las cifras pueden haber aumentado, seguramente la Internet sigue siendo un recurso conveniente en ese sentido. Sin ella, tendríamos que recurrir a otros métodos para comunicarnos y acceder a los datos. Estos métodos podrían a su vez requerir más energía y causar más contaminación.

Fuente Berkeley

Más Temas Interesantes

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.