El Discovery prepara su despegue con 2 mexicanos a bordo

0 181

Si todo sale como está previsto, mañana muy temprano (1:36 a.m., hora local), parte hacia la Estación Espacial Internacional, el transbordador espacial Discovery, desde el Kennedy Space Center en Florida. Pero esta misión, la STS-128, tiene la particularidad que entre sus tripulantes, hay dos astronautas de origen mexicano: Danny Olivas y José Hernández.

Olivas ya había participado en la misión STS-117, en el año 2007, por lo que esta sería su segunda estadía en el espacio. Pero para José Hernández, esta es su primera vez. Hernández está cumpliendo así el sueño que siempre tuvo desde que era niño: ser astronauta. La historia detrás de ese personaje es muy singular, porque sus orígenes fueron muy humildes, sin embargo con mucho esfuerzo y fuerza de voluntad logró su meta.

Aunque nació en el estado de California, Estados Unidos, sus padres son inmigrantes mexicanos que llegaron a suelos estadounidenses buscando mejores condiciones de vida. Sus progenitores no tuvieron la suerte de estudiar, pero inculcaron a sus cuatro hijos el valor del estudio.

De niño, alternaba la escuela con el trabajo en el campo, para ayudar a su familia. Gracias al apoyo familiar y su propia determinación logró graduarse de ingeniero eléctrico en la Universidad del Pacífico, y luego hizo su maestría en la Universidad de California, en Santa Bárbara. Pero su objetivo era la NASA, y se postuló 12 veces, si… por doce largos años, hasta que al fin fue admitido en el programa de adiestramiento de la NASA en el 2004.

sts-128-crewLa tripulación (de izquierda a derecha): José Hernández, Kevin Ford, John “Danny” Olivas, Nicole Scott, Christer Fuglesang, Rick Sturckow y Patrick Forrester

La verdad que los mexicanos deben estar muy orgullosos de tener a dos compatriotas a bordo de esta misión. Y la historia de José Hernández es un digno ejemplo para cualquier persona, de cualquier nacionalidad, edad o género. Pero sobre todo para los jóvenes.

Haciendo las cosas bien y esforzándose, se puede lograr cualquier meta, por muy lejana o difícil que parezca. Gente así es la que necesita la humanidad.

Por lo demás, la misión STS-128 durará 13 días. Llevarán equipos necesarios para seguir con la construcción de la Estación Espacial Internacional. Igualmente, traerán de vuelta al astronauta Tim Kopra, que ha estado en la ISS desde mediados de Julio, y dejarán en su lugar a la única mujer de la tripulación de la STS-128, Nicole Stott.

Fuente NASA

Más Temas Interesantes

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.