QUANT e-Sportlimousine: Un auto con batería de flujo

0 210

En el reciente Geneva Motor Show, fue presentado el novedoso QUANT e-Sportlimousine. Este auto, además de tener un diseño atractivo y futurista, sobresale del resto porque funciona con… agua salada! Bueno, para ser más precisos, es un vehículo eléctrico que utiliza una batería de flujo, la cual emplea líquidos especiales con sales y otras sustancias, que al combinarse generan electricidad.

La compañía detrás de este auto se llama nanoFLOWCELL AG. Fue fundada en 2013, y tiene su sede en Vaduz, Liechtenstein (Liechtenstein un pequeño principado de Europa Central). Dicha empresa, cuyo director es el suizo Nunzio La Vecchia, desarrolló una tecnología de almacenamiento eléctrico llamado nanoFLOWCELL, que se basa en las baterías de flujo.

Las baterías de flujo funcionan utilizando dos sustancias electrolíticas que se almacenan en contenedores separados. Cuando dichos líquidos entran en contacto, generan una reacción química que produce electricidad. Pero hasta la fecha, esas baterías tenían una eficiencia muy baja.

esquema-QUANT-e-Sportlimousine

El nuevo sistema nanoFLOWCELL sigue los mismos principios, sólo que emplea unos electrolitos que generan suficiente electricidad como para aportar al vehículo más de 900 caballos de fuerza. Lógicamente, la empresa no ha querido revelar la fórmula química de esas sustancias y se ha limitado a decir que es «agua salada».

En el QUANT e-Sportlimousine han adaptado ese sistema. Colocaron dos tanques de 200 litros cada uno, en donde se almacenan los electrolitos por separado. Dentro de una celda especial, los líquidos entran en contacto y generan la electricidad. Dicha electricidad se almacena en dos supercapacitores, que se encargan de distribuir, de forma eficiente y rápida, la energía a los cuatro motores eléctricos que tiene el auto (uno en cada rueda).

Según La Vecchia, el sistema tiene una eficiencia del 80 por ciento, en lo que al aprovechamiento de la energía se refiere.

Pero eso no es todo. El QUANT e-Sportlimousine puede rodar hasta 600 kilómetros con una sola carga. Y a diferencia de las baterías convencionales, el sistema nanoFLOWCELL no necesita ser recargado. Sólo basta con reemplazar los líquidos. Sería un sistema muy similar al que estamos utilizando con el combustible fósil. Aparte de eso, la batería no sufre degradación por el efecto memoria. Los líquidos son los que pierden su capacidad de reacción con el uso. Por eso con reemplazarlos basta, teniendo así carga nueva y quedando listo para recorrer 600 kilómetros más.

Parece que al fin hay una buena posibilidad (real) de reemplazar el combustible fósil por electricidad. Hasta ahora, el principal problema era la autonomía y el prolongado tiempo de recarga, obstáculos que con la tecnología nanoFLOWCELL parecen estar solucionados.

En cuanto al vehículo, como se puede ver en las imágenes, tiene un muy atractivo y novedoso diseño. En su cabina, puede acomodar a cuatro pasajeros. Como se dijo, tiene cuatro motores eléctricos (uno en cada rueda). Esos motores le proporcionan 925 caballos de fuerza, con lo que puede alcanzar los 380 km/h como velocidad máxima. Su aceleración es notable también: va de 0 a 100 km/h en tan sólo 2.8 segundos.

Como vemos, es un vehículo con altas prestaciones, lujoso interior y diseño futurista. Pero a la final, lo que más destaca es su sistema de energía eléctrica. Esperemos que la tecnología nanoFLOWCELL no sea una simple idea pasajera, porque suena realmente prometedora.

No hay precio ni fecha de lanzamiento, porque sencillamente el vehículo es una prueba de ese sistema. A continuación se  puede ver el video promocional.

Fuente nanoFLOWCELL AG

Más Temas Interesantes

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.