eTriage: Tratar víctimas de desastres con mayor eficiencia

0 54

Cuando los equipos de respuesta para emergencias tienen que lidiar con muchas bajas a la vez, como en una catástrofe, una de las primeras cosas que hacen es establecer un sistema de triaje. Esto sirve básicamente para hacer una evaluación de la gravedad de las lesiones de cada paciente, de modo que las personas que necesitan ayuda con mayor urgencia, la reciban primero. Es un sistema que funciona, pero el proyecto BRIDGE, financiado por la Unión Europea (UE), está tratando de hacerlo mejor. Los integrantes del proyecto están desarrollando un nuevo triaje de alta tecnología, llamado eTriage.

En los sistemas de triaje convencionales, se colocan etiquetas de papel con código de colores en los pacientes. El color indica la gravedad de sus lesiones. Además, los signos vitales como el pulso y la frecuencia respiratoria, se registran en etiquetas escritas a mano. Pero si las condiciones y signos vitales de una persona empeoran desde el momento en que el reporte fue escrito, puede ser difícil (o hasta imposible) tener esa información a tiempo, para así actuar rápidamente y salvar esa vida.

Con el sistema eTriage, se colocan brazaletes especiales, en lugar de las etiquetas de colores. Los brazaletes incorporan GPS y RFID, junto con la electrónica necesaria para poder comunicarse con una red digital. Sensores adicionales se ubican en el cuerpo del paciente, los cuales transmiten información de los signos vitales al brazalete.

Usando el protocolo de radio Zigbee, esos brazaletes envían los datos a las tablets o smartphones de los integrantes del equipo de rescate. En las pantallas de esos dispositivos, se muestra la ubicación y clasificación de los colores de todos los pacientes, junto con los signos vitales en tiempo real (continuamente actualizados) de cada persona. También se reciben alertas a medida que se agregan nuevos pacientes.

El sistema ya ha sido probado en un ejercicio que simulaba un ataque terrorista contra una terminal de ferries en Noruega, con 350 personas actuando como víctimas y 50 socorristas. Según se informa, «funcionó a la perfección». El siguiente paso es  probar su eficiencia en escenarios de la vida real (aunque en el fondo, deseamos que no tengan que hacerlo nunca).

Fuente Proyecto BRIDGE

Más Temas Interesantes

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.