SpaceShipTwo de Virgin Galactic mejora altitud y velocidad

0 85

Virgin Galactic sigue avanzando hacia su meta de ofrecer servicios de turismo espacial. Hace poco, realizó con éxito la tercera prueba de su SpaceShipTwo (SS2). Durante el vuelo, se llegó a una altura de 71.000 pies (18 Km) y se logró una velocidad de Match 1,4. Ambos son nuevos registros para esta aeronave. Se probaron aspectos técnicos como su sistema de reacción y su nueva capa de protección térmica, y ambos cumplieron con las expectativas.

La SS2 no inicia su vuelo desde tierra, como cualquier otro avión, sino que utiliza a otra aeronave llamada WhiteKnightTwo (WK2), que se asemeja a una especie de catamarán, y es la encargada de llevar a SS2 a la altura necesaria (46.000 pies o 11,7 Km), para que iniciara su prueba. En ese punto, SS2 fue soltada y su motor cohete, capaz de entregar un empuje de 60.000 libras (267 kN), fue encendido durante 20 segundos, alcanzando así los valores indicados antes (una altura de 18 Km y una velocidad de Mach 1,4).

SpaceShipTwo en pleno vuelo (Imagen: Virgin Galactic)
SpaceShipTwo en pleno vuelo (Imagen: Virgin Galactic)

Virgin Galactic pensaba ofrecer viajes turísticos al espacio para 2011, pero aparentemente, la tarea no ha sido tan fácil como se esperaba. Cuando un avión vuela a través de la atmósfera, a la altura que lo hacen los vuelos comerciales comunes, su dirección se controla usando alerones, elevadores y el timón. Su estabilidad es proporcionada por las alas y la cola. Todo eso mantiene a un avión en una dirección constante y predecible.

Al volar un vehículo en el espacio, se alcanzan altitudes en las que, debido a la escasa (o nula) densidad atmosférica, las diversas superficies de sustentación no tienen ningún efecto en su dirección u orientación. En cambio, esto se hace utilizando un sistema de propulsores (motores que son esencialmente pequeños cohetes), los que dirigen a la aeronave, mediante el control de su inercia.

Aparte de los desafíos de diseño, también se deben hacer numerosas pruebas, antes de poder ofrecer el servicio al público. Es por eso que, siendo ya el año 2014, aún no lo han hecho. Aunque, con este nuevo test, se muestra que van por buen camino. En este vuelo, se recogieron datos sobre el sistema de control de reacción (RCS), los cuales se utilizarán en la optimización del mismo.

También se chequeó el comportamiento del nuevo revestimiento de protección térmica, aplicado a áreas cercanas al motor cohete, con resultados positivos. En vuelos anteriores, esas zonas presentaban temperaturas demasiado elevadas, por lo que se tuvo que rediseñar esa parte.

Richard Branson, propietario de la empresa, está optimista con los resultados obtenidos, indicando que “2014 será el año en que finalmente pondremos nuestra hermosa nave en el espacio, su medio ambiente natural”.

Más Temas Interesantes

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.