Nave espacial Orion de la NASA es probada

0 105

La NASA ha completado con éxito la última serie de pruebas para Orion, su próxima generación de naves espaciales. Los últimos ensayos, realizados en el Centro Espacial Kennedy, se centraron en pruebas de vibraciones simulando el estrés al que Orion será sometida durante su primer vuelo real, que tendrá lugar en diciembre.

La NASA afirma que Orion será la nave espacial más avanzada y segura que se haya diseñado, permitiendo que vuelos espaciales tripulados lleguen a destinos hasta ahora imposibles, incluidas las misiones a asteroides cercanos a la Tierra, y en el largo plazo, un viaje a Marte.

El conjunto de pruebas más recientes, llevadas a cabo entre el 17 y 24 de abril, fue realizado por científicos de la NASA, junto a un equipo de Lockheed Martin. Orion se colocó en una plataforma especial, aislada del suelo y el techo. Agitadores electromagnéticos gemelos fueron instalados en cada lado del casco de la nave espacial, y cada uno simulaba 4.000 libras de fuerza. Una vez que un área de la nave era sometida a la prueba de estrés, se retiraban y se adjuntan a otro segmento del casco, continuando el proceso hasta que Orion fue totalmente probada.

La nave Orion colocada en la plataforma de pruebas, lista para ser sometida a los test requeridos (Imagen: NASA)
La nave Orion colocada en la plataforma de pruebas, lista para ser sometida a los test requeridos (Imagen: NASA/Daniel Casper)

A medida que los agitadores estaban funcionando, fueron tomadas las lecturas de acelerómetros y medidores de tensión colocados en el compartimento de la tripulación, informando al equipo si algún elemento del diseño no cumplía con los parámetros esperados. Después de cada etapa de la prueba, el casco de la nave espacial fue revisado minuciosamente por los especialistas.

Luego de meses de preparación y análisis, la prueba de vibración aleatoria de puntos múltiples se llevó a cabo sin mayores problemas y se terminó dos días antes de lo previsto.

El primer vuelo de prueba real de Orion, se llevará a cabo este mes de diciembre y no tendrá tripulación abordo. Una vez en el espacio, completará una órbita alrededor de la Tierra y se van a disparar sus propulsores, empujando la nave a una altura de 5.794 kilómetros. Esto se hará con el fin de aumentar la presión en el reingreso. En ese momento, a una velocidad de unos 32.187 km/h y soportando temperaturas de hasta 2.200 ºC, el escudo térmico de la nave espacial será puesto bajo presión extrema. Esta es una prueba vital, necesaria para determinar si la nave podría proteger adecuadamente a un equipo humano en su retorno desde el espacio exterior. El viaje inaugural llegará a su fin con la nave desplegando sus paracaídas, amarizando en el Océano Pacífico.

El siguiente video (en inglés) muestra una simulación por computadora de la prueba del vuelo inaugural.

Fuente NASA

Más Temas Interesantes

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.