¿Qué es el Internet de las Cosas?

0 385

Últimamente hemos estado escuchado hablar bastante del “Internet de las Cosas”. Para la raza humana, que es relativamente desorganizada por naturaleza, el Internet de las Cosas es una gran innovación. Sin embargo, para las personas que valoran su privacidad, se podría considerar una intrusión masiva. Pero, ¿qué significa exactamente ese término?

En esencia, el Internet de las Cosas significa tener cada dispositivo electrónico (y muchas otras cosas) conectados e interactuando en tiempo real con Internet, de tal manera que puedan ser rastreados, manipulados y vigilados en todo momento. Al tener todo clasificado de esta manera a través de la Internet en la “nube”, podremos organizar mejor nuestras vidas. Pero como todo, esa tendencia tiene sus cosas buenas y sus partes malas.

Ventajas del Internet de las Cosas

Ciertamente, hay ventajas de un sistema así y las posibilidades de su uso son prácticamente infinitas. Con esa tecnología, y utilizando un dispositivo móvil, se puede interactuar con otros dispositivos y hacer seguimiento de diversas actividades cotidianas. Configurar el sistema de seguridad del hogar, bloquear un vehículo, encender o apagar las luces de la casa, o incluso recibir un aviso en nuestro teléfono para recordarnos que debemos comprar manzanas, porque nuestro refrigerador ha detectado que se han agotado y nos envió una notificación, son algunas de las aplicaciones. ¿A quién no le gustaría ese tipo de cosas?

Las desventajas

La principal desventaja del Internet de las Cosas es que tiene el potencial de convertirse en una gran vulnerabilidad para nuestra privacidad. Empresas o el mismo gobierno pudieran entrometerse en nuestras vidas con mayor facilidad. Hay un montón de compañías que les encantaría saber nuestra rutina diaria. Y están dispuestos a pagar grandes cantidades de dinero para acceder a ese tipo de información. Eso les ayudaría a orientar con mayor precisión sus anuncios publicitarios y estrategias para captar más clientes.

Resguardar nuestra privacidad

Así que, ¿cómo podemos proteger nuestra privacidad si decidimos ir por el camino del Internet de las Cosas?

Estos son algunos consejos sencillos:

  1. Saber qué es importante. Si colocamos etiquetas RFID (Identificación por Radiofrecuencia) en cosas como las manzanas que tenemos en el refrigerador, en lugar de escribir una nota manual cuando necesitamos ir a comprarlas, probablemente estamos llevando demasiado lejos el concepto del Internet de las Cosas. No debemos asociar todo a Internet, sino sólo cosas importantes.
  2. Si observamos que los anuncios en línea parecen estar particularmente dirigidos a nosotros, es probable de debamos considerar “desconectarnos” un poco. Por ejemplo, limitar o bloquear las cookies en el navegador. Cookie es un término elegante para decir “mecanismo de seguimiento”. Las cookies almacenan nuestro historial de navegación, nombre de usuario y otros datos. Es cierto que son muy convenientes para mejorar nuestra experiencia mientras navegamos en los sitios web, pero también pueden ser utilizadas para rastrear nuestra información personal.
  3. Usar contraseñas robustas para la WiFi y los servicios en la nube. Demasiadas personas usan sus cumpleaños, nombres de mascotas, números de seguridad social u otros identificadores ridículamente simples, que incluso alguien con moderados conocimientos informáticos puede averiguar. Si los hackers descifran esas claves, pudieran abrir y cerrar la puerta del garaje a su antojo, por ejemplo. El Internet de las Cosas se convertirá en un patio de recreo digital para los piratas informáticos, si la gente no toma las precauciones necesarias.
  4. Hay que tener presente que el Internet de las Cosas es esencialmente una conveniencia, y no una necesidad. Si la usamos para monitorear un sistema de seguridad y alertar a las autoridades en caso de que sea necesario, se está usando correctamente. Para usos frívolos e innecesarios es mejor prescindir de ella.
  5. Por último, hay que estar conscientes de que la Internet está en evolución continua y el Internet de las Cosas forma parte de esa dinámica. Seguramente las cosas cambiaran en poco tiempo y se desarrollaran otras tecnologías. Pero en todo caso, siempre hay que usar el menos común de los sentidos: el sentido común.

¿Qué opinas del Internet de las Cosas?

Más Temas Interesantes

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.