Roger Kornberg: Los gobiernos limitan el desarrollo de la ciencia

0 46

El premio Nobel de Química en 2006, Roger Kornberg, nacido en Estados Unidos en 1947, acusó ayer a los gobiernos de “limitar el desarrollo científico” y censuró que estén “más interesados” en invertir en “otras cosas” que en la ciencia básica. Ésa es, según él, la esperanza del progreso. Y sobre ello habló en el Teatro Principal de Santiago, en una actividad del Programa ConCiencia que organiza la universidad compostelana.

La ciencia tiene todos los conocimientos y los medios para combatir el sida, el cáncer y los virus como el de la gripe A. Lo único que falta para lograrlo es “voluntad política y apoyo económico”, dijo. “El problema es político y económico porque la cantidad que sería necesaria para financiar investigaciones y medicamentos es ridícula”, afirmó el catedrático de la Universidad de Stanford (EE UU). Kornberg señaló que aunque el presupuesto que invierte el gobierno de Estados Unidos en ciencia representa más de la mitad de los fondos mundiales, “la cifra es mucho menor a la que asignó para salvar a la empresa General Motors”. Aunque dedicar entre el 3% y el 4% del PIB americano a gasto científico, como consideró recomendable el presidente Barack Obama, le parece “un paso en la buena línea”, el químico afirmó que le gustaría ver que algún día ese dinero “supera al gasto militar”.

Roger Kornberg obtuvo el premio Nobel de Química hace tres años por sus trabajos sobre la transcripción de los genes. Su objetivo es transformar la información almacenada en el ADN en proteínas, que son, en última instancia, la base estructural de los organismos y las encargadas de su funcionamiento. Por eso, la Real Academia Sueca de Ciencias consideró que Kornberg había sido el primero en explicar “la historia familiar de la vida”. El paso anterior en la cadena se llama replicación, un estudio que elaboró el padre del químico estadounidense y que le valió el Premio Nobel de Medicina en 1959 junto a su maestro, el español Severo Ochoa.

Kornberg habló también de la gripe A. Aunque no descartó que el virus mute, como advirtió la Organización Mundial de la Salud, aseguró que la pandemia “no provocará en ningún caso” los “efectos desastrosos” de otras gripes, como la sufrida en España en 1918, que provocó la muerte de 50 millones de personas.

Vía Qué!

Más Temas Interesantes

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.