Desechos generan electricidad para un supermercado

0 165

Los supermercados manejan grandes cantidades de alimentos. Y suele suceder que parte de esos alimentos se descomponen, pasando a ser desperdicio orgánico.

Sainsbury, una de las mayores cadenas de supermercados del Reino Unido, ha decidido aprovechar los desechos orgánicos de una de sus sucursales, para producir la electricidad que requiere para funcionar. Y parece que es el primer negocio del mundo en hacerlo.

Al final del día, todos los restos de comida (después de donar las cosas buenas a la caridad) se transportan a un digestor anaeróbico, donde se convierten en electricidad. Esa corriente eléctrica es enviada de vuelta a la tienda y se utiliza para generar la energía que necesita.

El digestor anaeróbico

Un digestor anaeróbico es algo parecido al estómago de una vaca. Es un recipiente hecho por el hombre y funciona usando el proceso natural conocido como digestión anaeróbica, que consiste en digerir materia biológica usando organismos anaerobios. Éstos organismos son bacterias especiales que, cuando no hay oxígeno, descomponen la materia biológica en un amplia gama de productos químicos. El etanol es uno de esos productos. Pero en este caso, el producto que se aprovecha es el biogás.

El biogás es una mezcla de metano y dióxido de carbono, que se produce naturalmente en el estiércol, en los residuos de alimentos putrefactos y en otros procesos biológicos.

Lo que han hecho entonces es aprovechar el biogás producido por el digestor, para mover una turbina y generar electricidad.

Sainsbury dice que el sistema proporciona suficiente electricidad para el supermercado e incluso podrá vender el exceso de electricidad a la red nacional.

Vía BBC

Más Temas Interesantes

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.